El central del Barça es célebre por incitar la rivalidad en los clásicos y no lo oculta. Con algunos jugadores se lleva mejor de lo que piensan.