Por algunos minutos el cantante canadiense se olvidó de vocalizar y se dedicó a pegarle al balón de fútbol.