El entrenador portugués reconoce que verse obligado a tener que defender a un talento como el del argentino le hizo mejor técnico.