El Real Madrid-Barcelona tuvo varios ingredientes que lo volvieron uno de los duelos más emotivos y espectaculares de los últimos años.