El delantero protagonizó un incidente los entrenamiento al propinarle accidentalmente a Unzué un codazo en la cara que lo dejó KO en el suelo.