El centrocampista del Liverpool y el argentino tienen un pasado de piques que ahora tras las palabras del inglés podría quedar enterrado.