Es prudente no tomar riesgos con el argentino, quien solamente un milagro lo podría colocar en el terreno de juego ante el Athletic.