Ronaldo tiene más goles, pero la distancia es cada vez menor. Messi le da caza, lentamente.