Se echó el equipo al hombro en el Bernabéu y anotó dos golazos. Frente a él, Ronaldo, rabió de impotencia.