El estratega blaugrana prefirió guardar silencio al ser cuestionado sobre la primera expulsión de Neymar con la camiseta del Barcelona.