Messi mostró su camiseta al público del Bernabéu tras hacer el gol de la victoria, un gesto que el entrenador del Barça no cree que sea polémico.