El DT azulgrana definió al brasileño como uno de los jugadores más desequilibrantes del mundo.