El jugador brasileño se ha cambiado el calzado en los diez primeros minutos en los últimos tres partidos, lo cual ya le ha costado un gol a Barcelona.