En sus festejos los jugadores del Real Madrid invaden la conferencia de prensa de Zidane y bañan en champagne al entrenador