El juego de tronos por quién impone a quién en la portería sigue siendo intensa. Zidane no tiene voto, pero Florentino se queda sin argumentos.