En La Liga de España no existe futbolista más poderoso que el argentino, quien no tuvo competencia y llevó al Barca a su título 26.