Los aficionados del Barcelona, desde los más pequeños hasta los más grandes, enloquecieron cuando vieron al argentino marcar el gol de la victoria en el Santiago Bernabéu.