El club blanco quiere pescar en el PSG y el río anda revuelto entre los dos pesos pesados del vestuario parisino.