Ambas partes estaba ilusionadas, pero desde la FIFA llegó una sanción que congela cualquier traspaso hasta casi lo imposible.