Desde los 11 años el joven brasileño ha deslumbrado con su juego, pero hay otras claves extracancha que lo han llevado a la cumbre.