Se ha hablado mucho de que el galés está encantado en España y no se quiere ir, pero su agente trabaja en la sombra.