El equipo de Ronald Koeman tuvo una noche para el olvido y no solo porque perdió el Clásico ante Real Madrid.