El timonel mexicano ha conseguido un número en los banquillos europeos que el argentino y el chileno añoran.