James va de mal en peor en el Real Madrid, no lesionado, pero no convocado. Se madura su salida y con los Wolves hay una conexión especial.