El principito aspiraba terminar su eterna condena con Leo Messi: salir con él en una foto y además tener la pelota.