Todos están divididos, ya renunció un vicepresidente y aunque Neymar se babee por regresar, tiene que enfrentar esta triste realidad.