El galés celebró su gol en el Wanda con un corte de mangas que ahora se le ha vuelto en su contra y podría dejarle KO.