Estas sorprendentes declaraciones son quizás una muestra de su pésimo estado de ánimo en el Real Madrid. No disfruta nada, todo lo es amargo.