El conjunto blanco ha superado su marca de millones gastados en fichajes en un año, más que en 2009 cuando llegaron CR7 y Kaká.