James continúa en un limbo. No sigue en el Bayer, no quiere virar al Madrid y todavía no aparece la oferta que convenza a su bolsillo.