Tras los fracasos del Barcelona en la Champions League y en la Copa del Rey, a Ernesto Valverde no le han dejado de llover burlas.