¡De locos! Fue en el Santiago Bernabéu y en una noche gloriosa del Barça. Ojo, no es Cristiano Ronaldo.