El brasileño fue la gran sorpresa en la práctica del Barcelona. El tierno abrazo con el astro argentino fue lo más comentado de la visita