La justicia considera al argentino como autor de tres delitos fiscales por defraudar más de cuatro millones de dólares.