Horarios

Ni el título de Liga, ni los récords de Messi van tapar el desastre en el que está metido el Barcelona. El trauma de Liverpool sigue latente.