Al club parisino no le sentaron nada bien las últimas palabras de Zidane sobre su estrella y lanzó un serio aviso a la entidad blanca.