El Madrid no sumaba dos clásicos seguidos sin perder desde la era del portugués José Mourinho.