Si su fichaje por el Barcelona ya es de por sí una operación tremendamente compleja, ahora todavía lo es más.