Em 2016, el brasileño se consolidó como figura en el Barcelona, además de guiar a la selección brasileña a su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos celebrados en Río de Janeiro.