Los campeones de la Champions League llevaron la copa a casa y la ceremonia comenzó con un minuto de silencio para homenajear a las últimas víctimas del terrorismo.