Su salida es casi un hecho, pero puede que los interesados busquen un arreglo económico, aunque Florentino Pérez no quiere rebajas.