Ya estaba cantado: Cristiano Ronaldo ganaría su cuarto Balón de Oro, ganándole a Llonel Messi en la votación final.