Al ritmo del Aurresku, una danza tradicional vasca, el Athletic brindó una gran despedida a uno de sus mejores delanteros de la historia.