Antoine Griezmann posó por primera vez con el uniforme culé en la tienda del club y se atrevió a dar unos toques al balón.