Llegaron dos pasajeros a un autobús repleto. Hazard y Jovic resuelven un problema, pero crean otro. Zidane y Florentino no duermen en paz.