El delantero del Barcelona ha marcado más de cuarenta goles en cobro de faltas, siendo el Espanyol su víctima favorita.