Abidal usó un famoso mensaje de Cruyff en lo que parece un dardo dirigido a las dudas del central y se armó el lío.