Al parecer, la política de dar prioridad a su cantera ha quedado de lado en los azulgrana, mientras que los merengues muestran una plantilla rejuvenecida.