Si un jugador merengue se presenta diciendo que la estrella del gran rival es incomparable, con buenos ojos los hinchas no lo van a mirar.