Los fans pedían a gritos #ValverdeOut y la Supercopa fue la gota que derramó el vaso. Pero, ¿de verdad fue tan malo? Sus números lo dicen todo.